sábado 25.11.2017

Crecimiento

  • Votar No interesante Poco interesante Interesante Muy interesante Indispensable
Por: Frankie Deges

El notable crecimiento del seleccionado argentino de rugby tuvo un pico de juego y emoción el sábado pasado en el arranque de su gira por Europa. El gran triunfo frente al seleccionado galés en el magnífico estadio Millennium, en Cardiff – uno de los mejores de Europa – fue la clara demostración de lo que mejoró el representativo celeste y blanco en poco más de un año.

Si como parámetro tomáramos la última vez que ambos equipos se enfrentaron, en agosto del año pasado en el mismo escenario, fue monumental el avance. Claro, aquel equipo galés debería haber llegado a la final de ese Mundial en Nueva Zelanda poco después (no lo hizo porque jugó 65 minutos de la semifinal con un jugador menos). Ese envión, que había empezado con un claro y contundente triunfo frente a Los Pumas los llevó luego a alzarse como los campeones invictos de Europa en el tradicional torneo del Seis Naciones de comienzos de este año.

EL sábado pasado fueron claramente vencidos por unos Pumas que jugaron un rugby eficiente, maduro, efectivo, contundente, atractivo, comprometido. Ganador. Contener a un equipo galés de buen juego de ataque en su casa lo dejó de cara a las críticas más violentas de uno de los dos países que viven al rugby como se vive el fútbol en nuestro país o en la mayoría de las naciones deportivas.

Gracias al juego Puma, los locales no pudieron hacer nada. Liderados por un cada vez más grande Juan Fernández Lobbe que jugó una hora del partido fuera de su puesto habitual (lo hizo de ala y no de octavo) el dominio fue total. Se podría especular con una mala tarde galesa; no fue así. Además del control que tuvieron los argentinos se sumó el buen juego desarrollado.

Esa era una vieja deuda de la primera era de Santiago Phelan como entrenador (2008-2011). Este año, sin la presión mundialista y con ideas aportadas por el neozelandés Graham Henry, su impronta de juego es otra. Se la jugó con el joven Nicolás Sánchez en el puesto de apertura y el tucumano que hoy es profesional en Francia le respondió con una claridad para llevar adelante un plan de juego efectivo y además entretenido. Dio gusto ver jugar a Los Pumas contra Gales.

Poder recuperarse de un golpe duro como perder a Felipe Contepomi a los 12 minutos marca la entereza y personalidad del equipo. Fue una triste despedida de uno de los mejores de su generación.

Los Pumas apoyaron dos tries a través de sus wings Juan Imhoff y Gonzalo Camacho. El primero ratificó lo que esperábamos de él – el try fue el reflejo y su cuestionada defensa anduvo bien. Quedan pocos superlativos para la labor de Camacho.

Viene Francia y para el sábado, en Lille, se sumaron nuevos jugadores – a priori titulares. Dolor de cabeza de los que no molestan para Phelan que tiene exceso de jugadores en gran nivel para intentar ganarle al mejor equipo europeo de la actualidad. Desde este espacio se pedían triunfos – que el debut haya traído además de eso, un gran nivel de juego, genera felicidad.

Tags:  Los Pumas  Francia  Gales  
  • Agrandar texto Achicar texto
  • mail
  • Imprimir





Copyright © 2016 ALRUGBY - Todos los derechos reservados.

Comercial:
Tel: 4349-1500