viernes 24.11.2017

RWC 2015

Viernes 2 de Octubre de 2015

That's all, Folks. Inglaterra, afuera

  • Votar No interesante Poco interesante Interesante Muy interesante Indispensable
Triste, solitario y final. Stuart Lancaster e Inglaterra no pudieron superar la primera fase del Mundial (Foto AFP).
Por: Eugenio Astesiano
Se acabó el sueño inglés en la Rugby World Cup. Australia le quitó la última chance y lo eliminó -bien eliminado, sin dejar dudas- de su propio Mundial con un lapidario 33-13. Lancaster, ¿cerca del adiós?
Era un clásico.  Y los clásicos se juegan y se ganan. Y si se ganan como se ganó este partido a manos de Australia, tanto mejor. Para festejar un largo rato.

Pasó que Australia entendió que la presión la tenía Inglaterra y que con la necesidad de ganar, se iba a largar a jugar. Con herramientas dudosas, porque no estaba planteado el equipo para una confrontación abierta ante los Wallabies

Sin embargo, la obsecación de Stuart Lancaster pudo más y mandó a un equipo hecho para combatir que para ganar. Australia, en cambio, fue con su configuración más ofensiva. Y a ganarle el match en dos lugares claves: el scrum y el breakdown. Pero Cheika y Australia le tenían preparada otra cosa.

Australia se los ganó en ambos lugares, con solvencia y autoridad. En el scrum, la primera línea australia se comió literalmente a su contraparte inglesa: no tuvieron chances -ningunas- de poder manejar el scrum. Sio, Moore y Kepu le dieron una lección de scrum a los ingleses que insistieron con entrar torcidos a esa formación - sobre todo Marler- y los aussies se lo hicieron pagar.

Y el breakdown: masterclass de Pocock y Hooper ante Robshaw, Morgan y Wood, que jamás fueron rivales serios. Más lentos, menos intensos y siempre a destiempo con la pelota, la tercera línea inglesa fue una sombra  que corrió detrás de la australiana.

Y Foley.

Bernard Foley tuvo la noche de su vida: cuatro penales, tres conversiones y dos tries para un jugador que hizo todo bien. El apertura australiano fue el eje de su equipo, hizo jugar y jugó, estuvo siempre encima de la pelota, jamás se desentendió de su responsabilidad en el partido y tomó siempre la decisión correcta.  

Australia se fue al entretiempo muy calma, sabiendo que en el complemento Inglaterra se le iba a venir como pudiese: Para eso, Lancaster mandó a Ford de apertura, pasó a Farrell de centro, a Joseph de wing y sacó a May, que había sido incisivo en un cambio que si no fue por lesión, resultó incomprensible.

Nunca apeló Lancaster al juego y siempre, a seguir por la senda de la lucha constante. De cerrar más que de abrir, de pasar por el medio más que de buscar esquivar a los rivales. Y ser así de amarrete y pifiarle las decisiones a la hora de conformar los backs de su equipo a lo largo de los partidos le costó la clasificación.

En el complemento, Australia fue muy paciente. Si bien le cedió la pelota a su rival, parecía tener las cosas controladas, hasta que dos errores del ingresado Phipps (reemplazante del Will Genia) le costaron a su equipo seis puntos y envalentonó a Inglaterra que sintió que estaba ahí. Un try de Watson le puso muchísmo calor a los veinte minutos finales, pero la zoncera, el error del certamen estaba al caer...

Amarilla a Farrell por tackle sin pelota, penal fácil que Foley transformó en 3 puntos y después si, el try del final de Matt Guiteau que enloqueció a los aussies en la cancha y a los millones de galeses en Cardiff, Newport y aledaños, y que terminó de cerrar el ataúd a Inglaterra, en su propio Mundial, en su propio estadio.

Enorme triunfo del juego sobre la especulación. Eso es lo que hay que celebrar. Aprovechemos. 
Tags:  Inglaterra  Australia  RWC 2015  
  • Agrandar texto Achicar texto
  • mail
  • Imprimir





Copyright © 2016 ALRUGBY - Todos los derechos reservados.

Comercial:
Tel: 4349-1500