viernes 24.11.2017

Ventana de noviembre

Martes 29 de Noviembre de 2016

AL VER, VERAS

  • Votar No interesante Poco interesante Interesante Muy interesante Indispensable
No hubo por dónde ir para Los Pumas ante la mejor defensa del mundo. (Foto AFP)
Por: Eugenio Astesiano

Un cierre de gira y de año que dejó en claro para las potencias del Hemisferio Sur que el final de un temporada muy larga se hace eterno cuando llega el tercer fin de semana de noviembre.

Y Los Pumas, por supuesto, no fueron ninguna excepción.

El equipo conducido por Daniel Hourcade venía irregular en el año, irregular en la gira y terminó ane Inglaterra con un partido irregular y, desde el minuto 20 del segundo tiempo, caminando por el filo de un abismo, con INglaterra con 14 jugadores desde casi el inicio mismo del partido y con una desventaja de cinco puntos en el score.

Lo dicho: los últimos esfuerzos de Los Pumas han sido eso. Esfuerzos. Esfuerzos mentales y físicos para sostener el cansancio -por un lado- y la definición táctica que tanto necesitan y necesitaron.

La palabra para describir el año es "irregular".

En el juego, en el desarrollo de los ochenta minutos, en las reacciones grupales del equipo, en el juego en defensa, en la cantidad de penales, en el scrum, en el line, en la velocidad de la resolución del breakdown, en la consistencia de las decisiones a la hora de atacar y cómo... todo ha sido irregular, con muchísimos altos y bajos en cuestión de minutos a veces.

Los neozelandeses bautizaron al juego de Los Pumas como "el caos organizado" y es esa una excelente definición.

Sí, a lo largo del año se evidenció el cansancio del trajín del Super Rugby. De eso no hay dudas. Los diarios ingleses, en la previa del partido, señalaban que Los Pumas llevaban más de 50 vuelos de más de 12 horas en lo que iba del año, con los consiguientes desajustes físicos que acarrea.

No es chiste: varias vueltas al mundo que fisiológicamente, afectan al cuerpo. Eso sin contar lo físico de los partidos.

No hay excusas: se sabía de antemano la exigencia y se afrontó con lo que había disponible. Por cierto, la base de jugadores, lejos de ser poca, se amplió.

De todas formas, a la Inglaterra invicta de Eddie Jones, con olfato asesino para demoler equipos que on están bien en línea, le importó muy poco todo esto. Se focalizó en hacer bien lo que mejor sabe hacer -atacar defendiendo el juego en el pido y el área de gestación de juego 9-10-12, que para el caso puntual de Los Pumas, al jugar con un poco más de profundidad para tener más tiempo para decidir, esa defensa leyó perfecto, ajustó sus modos en cada vez que la pelota se intentó abrir y salvo el try de Cordero (defendían 13 jugadores) después no pasó sobresaltos y es más, dominó primero físicamente y luego, mentalmente para ganar justamente.

Los Pumas culminaron un año -el año- posiblemente, más difícil de su historia. Ahora viene otra etapa, distinta, la del 2017, de aprender de lo que pasó y darle una vuelta de tuerca, para mejor.

Tags:  Los Pumas  Noviembre  Gales  Daniel Hourcade  Escocia  Inglaterra  
  • Agrandar texto Achicar texto
  • mail
  • Imprimir





Copyright © 2016 ALRUGBY - Todos los derechos reservados.

Comercial:
Tel: 4349-1500